La sociedad endogámica

photo credit: Franck Vervial via photopin cc
Franck Vervial via photopin cc

He estado leyendo un muy interesante artículo de Juan Varela en su blog Periodistas 21 donde detalla el grave problema del periodismo con los temas más importantes para la democracia y la vida pública, que sufren un déficit de legibilidad y claridad, poniendo el foco en el periodista. El post en cuestión se llama Objetivo: aumentar la legibilidad de la información.

Y dentro del post con el tema muy desarrollado, una parte me ha removido el come come que no para de matarme la cabeza:

La información endogámica se presenta equivocadamente como especializada o segmentada, pero en muchos casos no es más que la conversación onanista de un grupo de interés encerrado en la protección de su espacio e intereses económicos, sociales o políticos. Una tendencia en aumento en parte por la tribalidad de las comunicaciones y redes digitales, un mecanismo de reafirmación y protección frente a la saturación informativa y la fragmentación social y de la propia información.

Es un mal extrapolable a la universidad, a la familias, a los sectores profesionales que conozco. Muy España de Campofrío todo. Intentaré, en la medida de lo posible, salir de ese atolladero cuando se me presente con el hashtag para este año próximo: #alturron

Yo para atajar el problema en mi persona, tengo una instrucción a aplicar sobre mi mismo: lee.

Anuncios

España de todos los Santos

Este post ciertamente caótico va del sistema para ganar dinero, no va de cómo ahorrar dinero (que son los recorte), y del sin dios en el que andamos metidos.
Leía el otro día en el post ¿Dónde están los liberales? cómo precisamente esa figura parece desaparecida del mapa político Español, cuando si aparece en la forma de pensar de un grupo significativo de los españoles.
Y leía hoy en ¿Quiere formar un cártel? más información que yo interpretaba como una falta de enfoque liberal.
No puedo asegurar que esté utilizando bien los términos, pero a lo que voy: Jota (Gabriel Herrero en Asuntos Propios) comentaba a raíz de los rescates a la banca que el creía en el capitalismo, pero que el capitalismo necesita y tiene perfectamente definida la bancarrota. Bien: el capitalismo les mola a los liberales (no hablo de los neoliberales que se les queda corto).
Bueno: estos tres puntos me llevan a la conclusión de que tanto el PP (al que le correspondería más coincidir con las políticas económicas de los liberales, y en general apoya el capitalismo) como el PSOE (que acepta el sistema económico capitalista) están jugando a una cosa muy rara tanto en lo macro como en lo micro, que se llama: “lo que más me conviene a mi, para mi beneficio y para seguir por aquí”, y que no es exactamente capitalismo. Mucho menos un espíritu liberal de un enorme grupo que parece como desaparecido.
Y, entiéndanme, no me he vuelto ahora liberal o defensor del capitalismo: pero tener enfrente tal desaguisado parece la peor opción.

Recomiendo el post “¿El fin del crecimiento económico?”

El artículo ¿El fin del crecimiento económico? en Nada es gratis es muy interesante. Realmente nos recomienda la lectura del artículo de Robert Gordon “Is US economic growth over?: Faltering Innovation confronts Six headwinds”.

Básicamete expone cómo los avances actuales que nos parecen sorprendentes están a años luz de otros que ya se han producido, y cómo esta falta de innovación va a afectar al crecimiento en el primer mundo con la economía actual:

Gordon dice, en definitiva, que el crecimiento generado por la tercera revolución industrial es mucho menor que el de la segunda. Y que muchas de las mejoras más grandes imaginables en las condiciones de vida humanas, como el tener un cuarto de baño en casa o el poder dar a un grifo y que salga agua, o no tener que pasar el día limpiando las calles de excremento, son avances que ya se han producido, y no se van a seguir produciendo. Sí, solucionaremos el cáncer, pero no será ni comparable su impacto en la esperanza de vida al de lavarse las manos y los antibióticos.

En el artículo el mayor desarrollo de la tesis hace que veamos más el problema, y no tanto lo impactante de cómo lo expone (que lo que sí consigue es facilitar mucho la lectura).

Luego piensas en España, y los recortes en I+D y ya la risa es completa. Ya sé que no es lo mismo (no exactamente), y que siempre vuelvo a lo mismo… pero es que…

Conceptos emergentes sobre diseño y sus modelos de negocio

Conceptos emergentes sobre diseño y sus modelos de negocio

Juan Freire ha estado trabajando activamente en la  conceptualización, prototipado e implementación de proyectos empresariales relacionados con el diseño y presenta en este post una serie de conceptos y tendencias emergentes que afectan a los modelos de negocio y al papel social y económico del diseño.

Estos conceptos y valores refuerzan el sentido estratégico del diseño cuando se aplica su enfoque a nuevos problemas y en el post presenta estos conceptos y tendencias de modo sintético.

Dos apuntes

Dos apuntes sobre las arenas movedizas donde acabamos de entrar hace apenas “nada”… ahora calculen lo que nos queda.

Por un lado estos cinco minutos de la intervención del economista catalán José Maria Gay durante la mesa debate que tuvo lugar en Elche (Alicante), a finales de septiembre, como cierre de la celebración de las XIX Jornadas Tributarias de la Comunidad Valenciana y por otro el artículo Investigadores del CSIC denuncian en la UE la situación de la ciencia en España:

“Como bien es sabido, la ciencia es un proceso en el que recortes en la financiación un año tienen efectos profundos durante muchos años”, señala la carta. “Nos preguntamos cómo los objetivos que la Comisión Europea se ha fijado para 2020 se pueden lograr, dada la situación actual. Sólo podemos hablar de la situación en España, pero somos conscientes de que muchos colegas en otros países se enfrentan también a enormes dificultades”.

Y reflexiono sobre el cambio del sistema productivo, y no veo yo claro nada… La segunda parte creo que tiene una vinculación “directa” clara. Y la primera es que son los que gestionan los público los primeros de que deben ser visionarios, preclaros… ya me contarán. Menos mal que los de a pie somos mucho más sensibles al conocimiento, la reflexión y no toleraremos que se juegue con nuestro futuro (que sí, que es coña).

España puede perder el tren del siglo XXI

España puede perder el tren del siglo XXI, que va a ser deslumbrante en cuanto nos quitemos de encima esta crisis financiera. Tecnológicamente, este siglo va a ser increíble. Y España no está preparada para aprovecharlo.

De la entrevista a Richard Vaughan en lainformacion.es

“Ellos también estaban fumando la misma hierba”, un artículo sobre política

Leo en El Economista un artículo sobre el análisis del columnista del Telegraph, Ambrose Evans-Pritchard: Alemania y Holanda han traicionado a España: que a nadie le asuste su réplica.

Sea como fuere, “ahora Rajoy se entera de que el trío ‘AAA’ no está dispuesto a tolerar la recapitalización directa de la banca”, no al menos la española. Alemania, Holanda y Finlandia hacen una distinción entre los problemas bancarios futuros y los heredados, es decir, indicando que los bancos altamente endeudados en España, Irlanda y Grecia seguirán siendo responsabilidad de los gobiernos de dichos países.

Explica como se beneficiaron del flujo de dinero que creó la burbuja inmobiliaria aquí.

 ¿Cometieron los españoles grandes errores? “Por supuesto”, Pero ni el BCE ni la Comisión Europea denunciaron la situación. “Ellos también estaban fumando la misma hierba”, añade.

Y ahora si te he visto, no me acuerdo. No habla de darnos palmaditas en la espalda, pero esta aptitud la considera una traición.

“Y ahora acaba de ser traicionado por el bloque alemán. Eso es el colmo. Si tuviera que pedir un rescate soberano pleno, lo más probable es que le presionen todavía más. ¿Quién va a culparlo por arrastrar los pies?”, se pregunta.

Y concluye:

“La tentación de decirle a los alemanes y holandeses que vayan al infierno debe estar creciendo con fuerza. Los hombres desesperados hacen cosas desesperadas”.

Recomendar que os leáis el artículo completo, pero sí quería aclarar que yo, la verdad, le sigo teniendo más miedo a los políticos nacionales que a los europeos.