Bebe agua

Del post “De cómo el consumo regular de productos con edulcorantes artificiales produce obesidad” extraigo unos pocos concepto:

El encéfalo usa normalmente una relación aprendida entre el sabor dulce y el suministro de calorías para ayudar a regular el aporte de comida.

Bien, pues los encéfalos de los bebedores de bebidas light no diferencian adecuadamente entre sacarosa (azúcar) y sacarina (edulcorante), ya que encuentran que empieza a no haber correspondencia entre el sabor dulce y el aporte energético… así que ignoran este indicador. De manera que toda la alimentación pasa a ser light para él… digamos, así que se pierde un aliado intentando ganarlo.

Este patético resumen es mejor completarlo con la lectura del post original.

Oh! Consumir refrescos no light no es la solución, claro:

La mejor bebida para el hombre es el agua, seguida de los zumos de frutas a partir de las propias frutas, sin añadidos.

Anuncios

Autor: Javier del Cobo

Trabajo el diseño gráfico y la comunicación on-line desde besquare.es y soy formador en estos ámbitos desde pedernal.org

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s